lunes

Jean-Luc Maylayne: Fotografía del tiempo y del silencio

Cuando Cartier-Bresson habló del instante decisivo para realizar una fotografía, explicó lo que fundamenta la máxima suprema del fotoperiodismo y la fotografía: estar en el momento oportuno en el lugar correcto. Jean-Luc Maylayne (1946) le da la vuelta a esta afirmación. Sus fotografías se basan en meses de espera y observación para conseguir una foto. La foto.

De forma minuciosa y milimétrica ha elaborado unas 500 fotografías. Son copias únicas, a color y de gran formato. Para ello se ha tomado su tiempo. A lo largo de 32 años ha llevado a cabo un trabajo muy calculado.

Hasta el 4 de abril estarán expuestas en el Palacio de Cristal. Es la primera retrospectiva que se hace sobre este artista en España.

Con sus fotografías no pretende documentar la naturaleza, aunque lo hace. Es una visión detallista y silenciosa. Evita ruidos y busca la sencillez de sus modelos. No solo se trata del diseño de los espacios, sino de cómo se presentan. Lynne Cooke, subdirectora del Museo Reina Sofía, apunta que Maylayne siempre sabe dónde va a estar el pájaro en la imagen. Aunque, como concreta el crítico de arte y escritor Javier Montes, “el pájaro no son el elemento principal, sino que funcionan como pretexto de un subtexto denso y complejo de conceptos relacionados con la mecánica de la percepción visual, espacial y temporal. Al final, de ellos acaba por desprenderse todo un sistema filosófico”.

Con su obra, más que sobre la naturaleza, el autor reflexiona sobre el ciclo de vida y muerte, los recursos naturales y su desgaste, y la interdependencia existente entre el ser humano y la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario