martes

Muere el fotógrafo callejero José Pastor Caro (1919) en Madrid

El fotógrafo, que publicaba en el diario Arriba de la Prensa del Movimiento, retrató las legislaturas en el Congreso con secciones como Fotos Caballo o Nuestro fotógrafo lo vivió y más tarde El fotógrafo estuvo allí. "He sido republicano, trabajé desde el principio en la prensa más franquista, pasé por Unión de Centro Democrático y terminé en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). ¡Esto sí que es democracia periodística!"

En 1977 fue destinado al gabinete de prensa de La Moncloa, donde estuvo hasta 1984. Aunque en ese momento se jubilara oficialmente, no paró de sacar y publicar fotos hasta 2007. A pesar de su edad, Pastor supo adaptarse perfectamente a la era digital, y siempre supo distinguir la delgada línea que separa la curiosidad de la indiscreción. Sentía pasión por los objetivos de distancia corta, porque hay que acercarse mucho para contar historias.

José Pastor no quería ser jubilado, quería seguir contando historias y recorrer el mundo documentando la sociedad y las injusticias de las que está provista. Su vida y su obra será documentada en un libro editado por la Asociación de Prensa de Madrid: José Pastor: Testigo del siglo XX.

Fotografía:EFE

lunes

Presentación de la ONG Comunicadores por el cambio

El próximo jueves 13 de enero de 2011 se presentará la ONG Comunicadores por el Cambio en el Salón de Grados de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.
Se trata de una iniciativa de alumnos para alumnos, que pretende dar un vuelco a la comunicación tal y como se concibe hoy en día.
Dentro de esta ONG se tratan los diferentes campos y ramas de la comunicación y la información, subdividiéndola en cinco secciones: radio, audiovisual, publicidad, prensa y fotografía.


Jean-Luc Maylayne: Fotografía del tiempo y del silencio

Cuando Cartier-Bresson habló del instante decisivo para realizar una fotografía, explicó lo que fundamenta la máxima suprema del fotoperiodismo y la fotografía: estar en el momento oportuno en el lugar correcto. Jean-Luc Maylayne (1946) le da la vuelta a esta afirmación. Sus fotografías se basan en meses de espera y observación para conseguir una foto. La foto.

De forma minuciosa y milimétrica ha elaborado unas 500 fotografías. Son copias únicas, a color y de gran formato. Para ello se ha tomado su tiempo. A lo largo de 32 años ha llevado a cabo un trabajo muy calculado.

Hasta el 4 de abril estarán expuestas en el Palacio de Cristal. Es la primera retrospectiva que se hace sobre este artista en España.

Con sus fotografías no pretende documentar la naturaleza, aunque lo hace. Es una visión detallista y silenciosa. Evita ruidos y busca la sencillez de sus modelos. No solo se trata del diseño de los espacios, sino de cómo se presentan. Lynne Cooke, subdirectora del Museo Reina Sofía, apunta que Maylayne siempre sabe dónde va a estar el pájaro en la imagen. Aunque, como concreta el crítico de arte y escritor Javier Montes, “el pájaro no son el elemento principal, sino que funcionan como pretexto de un subtexto denso y complejo de conceptos relacionados con la mecánica de la percepción visual, espacial y temporal. Al final, de ellos acaba por desprenderse todo un sistema filosófico”.

Con su obra, más que sobre la naturaleza, el autor reflexiona sobre el ciclo de vida y muerte, los recursos naturales y su desgaste, y la interdependencia existente entre el ser humano y la naturaleza.

Exposición bibliográfica en el Centro Museo Vasco de Arte Contemporáneo ARTIUM

Siempre se ha sido propenso a tener muy en cuenta la historia. Por eso Artium presenta una exposición bibliográfica de libros, películas, imágenes y fragmentos documentales que recogen el amplio espectro de la fotografía de prensa del siglo XX.

Esta exposición del museo, que permanece hasta abril, exhibe trabajos representativos de fotógrafos que han marcado el camino de la documentación audiovisual del siglo XX. El fin de esta exposición es recorrer y revisar la historia de la fotografía de prensa, y reflexionar sobre su forma de abordar los acontecimientos del siglo XX.

La exposición está formada por más de 200 volúmenes de autores tan importantes como Cartier-Bresson, Gerda Taro, Sebastiao Salgado, César Lucas o Robert Capa. Se trata de un compendio de libros teóricos, técnicos y revistas que forman la Biblioteca de Artium. Aquí se ven representadas las diferentes vertientes del fotoperiodismo, desde la fotografía de guerra hasta la de compromiso social. Se exponen también varias recopilaciones de agencias y del premio World Press Photo.

En una pantalla se proyectarán películas que guarden alguna relación con el género fotoperiodístico. Así se verán por ejemplo Welcome to Sarajevo de Michael Winterbottom o La ventana indiscreta de Alfred Hitchcock. Se presentará además un montaje audiovisual de varios reportajes periodísticos para el cine o la televisión.

Una base documental sobre el fotoperdiodismo completa la exposición. A través del sitio web de la Biblioteca de Artium, se accede a la información sobre su historia: comenzando por el documentalismo y las primeras imágenes de guerra, hasta la actualidad. Además se ha creado una base de datos de fotoperiodistas a la que se pretende incorporar a todos los que trabajan con este género. Ya se encuentran incluidos en la lista 150 fotógrafos y 65 agencias aproximadamente.


domingo

Steve Duncan y los estratos sociales

En películas y pesadillas aparecen monstruos y animales salvajes en las cloacas de las ciudades. Incluso en los dibujos animados salen tortugas guerreras del alcantarillado. Steve Duncan se arriesgó a averiguar la verdad. Armado con una cámara, el fotógrafo y arqueólogo especializado en historia urbana descendió a las profundidades de las grandes metrópolis.

Se llama Proyecto Undercity, y trata de estudiar las capas de las ciudades para conocer y entender su complejidad hasta los más escondidos rincones. Incluye también otras perspectivas como cimas de puentes. Así pretende manifestar los diferentes estratos de las sociedades urbanas.

UNDERCITY from Andrew Wonder on Vimeo.


martes

Inauguración de la exposición Afganistán posible

Rubén Guillem González nacido en 1971, fotógrafo, productor, coordinador y organizador de eventos, pasó cinco semanas en Afganistán, en el rodaje del documental Los ojos de Ariana para Croma Video. Durante este tiempo logró captar la esencia de un país con una imagen distorsionada y corrupta a causa de los conflictos y los años de guerra constante.

Fue durante la dominación de los talibán, cuando se eliminó la cultura ariana, y se dio lugar a la presión y acoso de la vida pública que se conoce a través de los medios. Se trata del arrinconamiento de una cultura hasta considerar delito disfrutar del canto de los pájaros o los juegos.

El 16 de noviembre de 2010 a las 19:00 se inaugura en la Biblioteca Pública Provincial Infanta Elena de Sevilla, la exposición Afganistán posible, en la que Rubén Guillem demuestra que la cultura de Afganistán, después de todo, ha sobrevivido. Se exponen un total de 35 fotografías en blanco y negro, que manifiestan la cotidianeidad de la sociedad afgana. La muestra podrá ser visitada hasta el 30 de noviembre.

________________________________________

Fuentes: Fundación Tres Culturas y SevillaActualidad

Antiperiodismo: La reinvención del fotoperiodismo.

El término antifotoperiodismo no marca el final de la etapa del fotoperiodismo. Ni siquiera la contradice. Todo lo contrario. Por lo menos esto es lo que se propone la exposición de 27 autores de diferentes categorías, que tuvo lugar desde el 6 de julio hasta el 10 de octubre del presente año 2010 en el Centre de la Imatge de Barcelona. Simplemente complementa y reenfoca lo que hasta hoy venía siendo un tipo de cobertura informativa.

Si bien el fotoperiodismo se basaba en premisas como estar lo suficientemente cerca, como decía Capa; mostrar imágenes reales, fieles a la verdad para un público anónimo, homogéneo y lejano, el antifotoperiodismo plantea la crítica a estos valores estereotipados. Presenta la posibilidad de ir más allá, y enlazar una pregunta con la siguiente, estableciendo así un contacto entre diferentes temas de una misma índole.

El fotoperiodismo no muere en el instante en el que surge el antifotoperiodismo. Sin embargo, trata de reenfocarse, para ser visto desde una perspectiva mucho más cercana y autocrítica. El fotoperiodista se plantea aquí, qué es lo que hace, cómo lo hace, por qué de esta manera y no de otra. ¿Cuál es el enfoque correcto? ¿No está desfasado ya el propósito de dar pruebas de un hecho a la opinión pública? ¿Se trata de convencer? ¿Probar? ¿Inculpar?

Posiblemente la respuesta a todas estas preguntas sea algo ambigua, pues el fotoperiodismo trata, efectivamente, de hacer todo esto. Pero a la vez debe tratar de hacer lo contrario. Es la objetividad de la imagen una de sus máximas características. Sin embargo, hoy en día y no solo teniendo en cuenta el montaje, la trampa y el engaño van de la mano de la cobertura informativa fotográfica. La imagen no deja de ser un soporte que se asemeja al texto escrito, con el que se pueden expresar los mismos discursos de manera positiva o negativa, dependiendo del enfoque y el tratamiento técnico que se le da. El planteamiento del antifotoperiodismo es pues, el de meditar bien sobre lo que se muestra, y el enfoque que se le dará a un acontecimiento. Mostrar un punto de vista más cercano, personal y humano del acontecimiento en cuestión.

Un ejemplo es el trabajo más antiguo mostrado en la exposición. Paul Fusco, de la agencia Magnum Photos, para Look Magazine, en 1968 cubrió el transporte del féretro de Robert Kennedy desde Nueva York hasta Washington. Sin embargo, en ninguna de las dos mil diapositivas aparece dicho féretro. Simplemente se centró en la multitud que decía adiós al presidente desde ambos lados del tren.

El encargado de la exposición, Carles Guerra, defiende que no se trata de romper con el fotoperiodismo tradicional, aunque afirma que es la “niña protegida de los medios de comunicación”. Se trata de autocriticar esta práctica, que hasta ahora no tuvo oportunidad de criticarse. Porque, “¿quién criticará al que con buena fe perdió la vida por hacer una imagen?”